La movilidad de la ciudad

Texto: Raul Montezuma

Ilustración: Kelly David

En las ciudades del mundo cada día es más difícil movilizarse, el tiempo se convierte en oro, la buena calidad de vida es una oportunidad que pocos pueden alcanzar.

Las urbes crecen, los automóviles se posesionan de la misma, la infraestructura se queda corta para la selva de cemento que se abalanza día a día. El desplazamiento del ser humano a las ciudades al parecer no tiene reversa, hoy en día el campo se queda más solo y las ciudades más atiborradas, el derecho a la libre locomoción se ve cada vez más diezmado, llegar a casa se convierte en un hecho épico en la llamada selva de cemento.

Los ciudadanos empiezan a sentir la necesidad de moverse de una manera más fácil, rápida y efectiva, momento en el cual se presentan los medios de transporte masivo (Metro, Transmilenio, Tren rápido, entre otros), transportes que movilizan un número representativo de ciudadanos en un solo vehículo y con un mismo destino, los medios de transporte comunes como el transporte urbano (bus), el individual (Taxi) y el auto particular se abren paso entre la ciudad sin mostrar cambios que permitan a los ciudadanos optar por ellos. Es en ese momento donde el ciudadano toma otras alternativas que en distancias cortas pueden llegar a ser más rápidos y efectivos, además de relajantes y saludables llamados medios alternativos de transporte no motorizados como caminar y/o utilizar la bicicleta.

El caminar y/o usar la bicicleta representa realizar actividad física que le permite además de movilizarse ayudar al organismo a ausentarse del sedentarismo y así cumplir con lo preceptuado por los médicos expertos en el tema que rezan que el ser humano mínimo debe realizar actividad física durante treinta minutos al día para mantener el organismo activo evitando enfermedades cardiovasculares y fortaleciendo el sistema circulatorio y pulmonar. Por otra parte es la bicicleta un medio alternativo de transporte rápido, no contaminante, amigable con la ciudad y cómodo para quien lo usa, es por eso que la bicicleta se convierte hoy en día en el medio de transporte más óptimo para ser utilizado en las ciudades como las nuestras con un tráfico elevado que en horas pico se hace insostenible.

La bicicleta como medio transporte en las ciudades europeas es un modo de vida para los ciudadanos sin importar los estratos o niveles sociales, mientras que en Latinoamérica es una necesidad la cual es solamente utilizada por las clases menos favorecidas convirtiendo a la bicicleta en el medio de transporte más bajo en la escala de los modos de transportarse después del caminar, paradigmas que se deben romper en nuestras sociedades llenas de prejuicios y estigmas sobre las condiciones económicas de las personas.

Los beneficios de usar la bicicleta como medio de transporte en la ciudad van desde la salud como se dijo anteriormente hasta en lo económico y ambiental, ya que genera muy poca inversión y mantenimiento a diferencia de un vehículo motorizado y además no contamina.

Es la bicicleta por lo tanto la opción más acertada para el ciudadano que quiera mejorar su calidad de vida y así aprovechar el tiempo que se pierde dentro un trancón, para así compartir con su familia o en actividades que le permitan disfrutar de la verdadera vida como leer, comer, tomar algo, ir al cine o simplemente descansar.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *