Primera Sinfonía en mi menor, Primer Tiempo

Texto: Victor Sánchez Montenegro

Nació en Túquerres, Nariño (1886- 1985)

Ilustración: Sebastián Coral

Allegro ma non troppo, un poco maestoso.

 

!Viajar hacia un país desconocido!

navegar por océanos olvidados

con todos los velámenes hinchados

por todos los vientos que llevan al olvido.

 

Recordar lo que fueron mis ancestros

que fueron en busca de aventuras

En el arte de amar nobles maestros

de altivos portes, clásicas figuras.

 

Hundirme en los espacios,

explorar los azules firmamentos

y dominar tal vez los elementos

infinitos de incógnitos australes…

Y descansar en un antiguo islote

en donde vive una amorosa raza,

y allí plantar mis huertos y mi casa

con un algo de Sancho y Don Quijote!

 

Recordar el encanto de mi infancia,

mi sábana feraz y mis volcanes,

y saturarme de sutil fragancia

entre los eucaliptus y arrayanes

 

Oír historias que las gentes cuentan

de incógnitos amores donde viven

leyendas de la raza que se exhiben

y que el dolor como el amor presentan

 

Oh, qué historias curiosas  escuchara

sobre el chinchorro  que el amor tendiera

bajo la sombra fiel de una palmera

que una compañera me brindara…

 

Así dejar que viaje el pensamiento

por los caminos del remoto arcano

y continuar cogidos de la mano

con los cabellos y la mente al viento….

Bajo la clara noche del estío

alumbrada de astrales luminarias,

escuchar de la raza las plegarias

que acompaña la música del río….

 

Saber que allí amor es como rito

sagrado como el canto del viajero,

 

Los libros, aporte bibliográfico,

las bellas artes e investigaciones históricas

 

En donde siempre un corazón sincero

está a marchar al infinito !

 

Extender la mirada en lo profundo

del mar azul que ciñe el horizonte

y ver que en el confín se eleva un monte

que nos habla tal vez de un nuevo mundo.

 

Llegar del mar a la felíz orilla ,

donde las olas suavemente,

y dejarse llevar por la corriente

del viento en una plácida barquilla…

 

El mar ! El mar ! Qué incógnito delirio !

Cómo subyuga el alma con su nombre.

Decirlo solamente, donde el hombre

halla en él algún trágico martirio!

 

Ver que las olas que a la playa llegan

vienen de algún país desconocido,

que no hablan amores o de olvido

que a las arenas del palmar entregan…

 

¿De dónde vienen? ¿Para qué han llegado?

Qúe me pueden decir del largo viaje?

Por qué no las detuvo algún paraje?

Aunque la geografía lo ha olvidado?

 

Nada me cuentan; más al verme al frente

por saber lo que dicen sus gargantas,

calmaron su fragor, y humildemente

llegan serenas a besar mis plantas

Nada me cuentan; más al verme al frente

por saber lo que dicen sus palabras,

calmaron su fragor, y humildemente

llegan serenas a besar mis plantas …

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *