Adivine de donde vengo y le regalo un Cuy, ¡pues!

Texto: Diana Patricia Perdomo

Ilustración: Erika Benavides

-Adivine de donde vengo y le regalo un Cuy, ¡pues!

Orgulloso mi tío repetía esta frase con el acento característico de su región a cualquier ser humano que se cruzaba por las calles de Cali, mi ciudad de residencia. Las personas simplemente lo volteaban a mirar y seguían su camino con una sonrisa.

En la casa del tío,  siempre ha existido un rincón exclusivo para estos animalitos tan indefensos, nerviosos y sensibles al paso de cualquier ser humano, como si de nacimiento supieran cual es el destino que les espera.

La ternura que transmiten es tan grande, que para mí es imposible contemplarlos en los platos de un almuerzo familiar o en los restaurantes durante las fechas de carnavales.

Tan solo disfruto apreciarlos con afecto en el rincón de la casa del tío, y en las enormes carrozas que elaboran los artesanos apasionados por su labor, dedicando largos meses en crear con detalle cada parte de su cuerpo, destacando sus sobresalientes dientes y elaboradas patas.

Considero que “El Cuy” es una mezcla de dos animales, un conejo que perdió sus orejas y un hámster que se escapo un día de su jaula con deseos de aparearse con cualquier animal semejante a su especie.

Hoy al darle protagonismo a este Icono de la región, me transporto a ese hermoso pueblo, La Cruz Nariño, donde la calidez de su gente, el amor de mi abuela, las costumbres, los chistes pastusos del tío, los colores y montañas que  la adornan, me hacen revivirla en mi memoria con alegría y color. Y evocar  con el mismo orgullo y euforia la frase que mi tío entona en carnavales cuando está en su mayor éxtasis de felicidad…

¡VIVA PASTO CARAJO!

Esta frase por lo general se repite a todo pulmón antes o después de tomarse un gran sorbo de aguardiente Nariñense, permitiendo regular la temperatura de sus cuerpos durante las noches de carnavales.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *